LA TRAUMÁTICA HISTORIA SOBRE LA TERAPIA DE CONVERSIÓN, LLEGÓ A STUDIO UNIVERSAL

“Boy Erased”, Es un drama que pone bajo la lupa los prejuicios propios de una comunidad conservadora y, en particular, de una familia baptista que se niega a aceptar la inclinación sexual de uno de sus integrantes aplicando despiadados métodos de conversión a las 8PM MX/COL/PAN .

Jared (Lucas Hedges) es el hijo de un pastor en una pequeña localidad de Estados Unidos. Con 19 años, el joven decide contarles a sus padres, Nancy (Nicole Kidman) y Marshall (Russell Crowe), que es homosexual. A partir de ese momento tendrá que afrontar un ultimátum: asistir a un programa de terapia para intentar redirigir sus tendencias sexuales o vivir desterrado y repudiado por su familia, sus amigos y su fe.

Cuando la realidad supera a la ficción…

Esta producción cinematográfica está basada en el cruel testimonio de Garrard Conley, autor de “Boy Erased: A Memoir of Identity, Faith and Family”, quien vivió en primera persona la atrocidad que relata la película y cuyo libro expone los detalles del tratamiento indigno al que fue sometido.

Diez años transcurrieron para que Garrard Conley pudiera superar sus temores y decidiera escribir los pormenores de la “terapia” que lo obligaron a afrontar. Como muchos supervivientes de una experiencia tan traumática, el escritor no podía apartar el sentimiento de culpabilidad, vergüenza y remordimiento por algo que de ningún modo podía controlar.

Gracias a las redes sociales empezó a leer un sinfín de relatos escritos por otras personas que vivieron situaciones similares. A partir de ello, se dio cuenta de que compartir su historia no era una opción, sino una necesidad. Tomó las riendas de sus miedos y canalizó toda su energía para dar vida a su obra. Gracias a ello, Garrard Conley había hecho lo que nadie antes: poner cara, nombre y voz a hechos inhumanos. Al hacerlo lanzó un salvavidas a otros jóvenes y adultos que habían pasado por lo mismo.

“Hay una única razón por la que realizo esta labor de activismo: evitar que otras personas tengan que pasar por esto mismo y puedan alzar su voz”, concluye Garrard Conley.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Scroll to Top