Llamado al compromiso social y solidaridad con personal de salud

Colombia atraviesa por el tercer pico de la epidemia de covid-19 en el que se han reportado las cifras diarias de mortalidad más altas a causa del virus; además de tener una alta ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos y una disponibilidad nacional de tan solo el 17 %, de las más de 12.700 camas habilitadas.

A esta situación se suma la limitación en el abastecimiento de oxígeno y
medicamentos, problemática mundial. Hoy no se tienen grandes dificultades, pero se requiere disminuir los ingresos a UCI, para evitar complicaciones.

Razón por la que el viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios,
Luis Alexander Moscoso Osorio, hizo un llamado al compromiso social para
superar este complejo momento de la pandemia. “Tomemos conciencia, lo que estamos poniendo en juego es nuestra vida, la de nuestros familiares, no estamos en momentos para celebrar, por ejemplo, Día de la Madre”.

Como medida de control de la cadena de contagio, el Gobierno Nacional en
conjunto con el comercio y otros sectores acordaron prorrogar la
conmemoración del Día de la Madre, que habitualmente se celebra el segundo domingo de mayo, para el 30 de este mismo mes.

Sin embargo, el vicesalud fue enfático en que de nada sirve esta determinació si la ciudadanía hace caso omiso. Asimismo, pidió empatía y solidaridad con el talento humano en salud, quienes son los que están en la primera línea de batalla contra el coronavirus, desde hace más de un año.

“Nuestro personal de salud está cansado, se está doblando en sus turnos.
Adicionalmente, tienen la carga emocional de ver todos los días personas que entran a sus servicios y que, desafortunadamente, no salen en buenas
condiciones o han perdido la vida”, expresó.

Es vital que se adopte a cabalidad lo estipulado por las autoridades del orden nacional y/o territorial para bajar la tasa de ocupación de UCI, prevenir el riesgo de enfermar gravemente y perder la vida o la de un ser querido.

La celebración del Día de la Madre en 2020, pese a las restricciones, hizo que los casos positivos y la mortalidad por covid-19 aumentara, lo que se reflejó dos semanas después. Esta situación se evidenció en igual magnitud en enero, tras los festejos decembrinos.

“Demos oportunidad a tener un mayor número de personas vacunadas. Es un tema de responsabilidad con nosotros, nuestras familias, y la sociedad en general”, puntualizó Moscoso.

Cabe recordar que las medidas no farmacológicas como el uso correcto y
permanente del tapabocas que cubra nariz y boca, lavado frecuente de manos, ventilación de los espacios y distanciamiento físico, son efectivas para minimizar el riesgo de contagio