LA DESFORTUNA DEL “PLAN MARSHALL” Y EL CUPO DE ENDEUDAMIENTO

LA DESFORTUNA DEL “PLAN MARSHALL” Y EL CUPO DE ENDEUDAMIENTO

Este sábado se aprobó el Plan Marshall en el Concejo de Bogotá y para la concejal Carolina Arbeláez este no representa alivios tributarios suficientes para reactivar la economía de la ciudad sino por el contrario es una reforma tributaria disfrazada.

Dentro de la discusión de la propuesta hecha por la administración de Claudia López la concejal del partido Cambio Radical presentó ante la plenaria tres proposiciones supresivas a los artículos que incrementan los impuestos para los ciudadanos. Gravar las plataformas digitales domiciliarias, incrementar el ICA hasta en 15% para quienes aumentaron sus ingresos durante la pandemia, aparte; el incremento del ICA para algunos sectores industriales farmacéuticos y biomédicos, servicios de consultoría profesionales, construcción y actividades de comunicaciones y financieras.

El congelamiento del impuesto predial por más de un año fue uno de los temas en los que más insistió la cabildante.

Para la concejal Arbeláez aumentar impuestos en época de crisis es inconveniente e improcedente, además, los alivios económicos del plan son pocos y por corto tiempo, en momentos en los que expertos han indicado que el reponerse a este coletazo económico por la emergencia causada por la Covid-19 demorará en promedio 5 años.

La postura de la concejal Arbeláez no es distinta frente al cupo de endeudamiento más alto de la historia porque para ella se pone al tope en materia de crédito a la ciudad y solo se generarán 100.000 empleos cuando en Bogotá se han perdido más de un millón de plazas en medio de la pandemia. Además, hay proyectos que se contemplan hasta el 2023 y en nada aportan a la reactivación económica porque se debe actuar de inmediato con medidas de choque urgentes.

Para la cabildante, si bien es necesario recurrir al crédito se debe tener un plan claro de inversiones y alta capacidad de ejecución por parte de la administración y según ella estos elementos no están presentes en la actualidad y no se puede entregar, lo que ella cree, es un cheque en blanco por parte del Concejo de Bogotá a la alcaldesa Claudia López.