La alegría de las niñas y niños regresa a las aulas de los colegios públicos de Bogotá

Alegría y sonrisas. Esa fue la constante
durante la primera jornada de reapertura gradual, progresiva y segura de los colegios públicos de Bogotá, que se llevó a cabo este 15 de febrero en 8 de las instituciones que participaron en los pilotos realizados en 2020 y que continuará hasta el 12 de abril con el regreso a clases presenciales de los 400
colegios oficiales de la ciudad.

Para la alcaldesa, “este es un regreso a una escuela nueva. A una escuela mejor. Quiero agradecerle especialmente a los maestos de cada colegio que nos han ayudado a tener listas las instituciones con todos los protocolos de bioseguridad para que los niños vuelvan a clase”

La secretaria de Educación del Distrito, Edna Bonilla Sebá dijo que “la reapertura gradual de los colegios pùblicos se hace hoy con las instituciones que hicieron la prueba piloto el año pasado”

Espacios demarcados para el distanciamiento de mínimo 2 metros, ventilación verificada, lavamanos portátiles y dispensadores de gel, el uso estricto de tapabocas y la conciencia del autocuidado y el cuidado solidario, entre otros, hacen parte de las nuevas condiciones con las que las niñas, niños y jóvenes regresan a las aulas de los colegios públicos en Bogotá.

Los colegios Montebello, Enrique Olaya Herrera, José Félix Restrepo, Bellavista, Santa Lucía, Gimnasio Sabio Caldas, Débora Arango Pérez y Rogelio Salmona, fueron los primeros en regresar a clases presenciales este 15 de
febrero, bajo el modelo de gradualidad.

Iniciativa de Bogotá que, como lo explicó la secretaria de Educación, Edna Bonilla Sebá, garantiza que las instituciones que regresan a la presencialidad no solo cuenten con la habilitación de reapertura, en la que la Secretaría de Salud verifica los protocolos de bioseguridad, sino con los procesos de
alistamiento (demarcación de zonas escolares, verificación de ventilación, entre otras) y la flexibilización curricular.

La alcaldesa destacó que el éxito de la reapertura está en manos de todos. “Es fundamental promover en toda la comunidad educativa de manera permanente las prácticas de cuidado y autocuidado como el lavado de manos,
distanciamiento físico, uso correcto de tapabocas que ajusten y cubran todo el tiempo nariz y boca, y ventilación abundante y permanente de los espacios escolares seguros, lo cual es fundamental para disminuir la probabilidad de contagio”.