Kellogg busca unir a 1.500 millones de personas para ayudar a combatir el hambre en el mundo para el 2030

Kellogg busca unir a 1.500 millones de personas para ayudar a combatir el hambre en el mundo para el 2030

Alimentar a más de 177 mil familias en condición de vulnerabilidad en seis departamentos de Colombia, campañas para mantener unidas a las familias a pesar de la distancia, promover la diversidad, equidad e inclusión, y garantizar la seguridad de los colaboradores ante la coyuntura sanitaria son algunas de las acciones más relevantes que destacó el Reporte de Responsabilidad 2020, publicado por Kellogg en Latinoamérica.

De hecho, según el documento, a futuro, una de las metas del programa Mejores Días será vivir los valores del fundador, W.K. Kellogg, al comprometer 1,5 billones de personas en el problema global de la seguridad alimentaria al abogar en beneficio de los niños que padecen hambre, asegurar una cadena de abastecimiento ética y apoyar la diversidad e inclusión “El 2020 fue el año en que la humanidad se puso a prueba.

Estamos orgullosos de superar las adversidades y la distancia, al cumplir con nuestros compromisos de trabajar en la erradicación del hambre en Colombia y Latinoamérica, preservar el medio ambiente y proteger a nuestros consumidores”, dijo Alejandro Ortega, Gerente General de la Región Pacífico de Kellogg.

Para Ortega, el compromiso de la compañía al luchar contra el hambre en el mundo es permanente y se ha materializado año tras año.

“En 2020, Kellogg donó un total de 24,3 millones de porciones de alimentos a siete países de la región. Colombia, México, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Ecuador y Brasil fueron parte de este grupo”, explicó el directivo de Kellogg.

Abaco y su impacto en Colombia En el contexto nacional, la multinacional entregó recursos para apoyar a la Asociación de Banco de Alimentos de Colombia (Abaco) y a su programa de Recolección de Excedentes Agrícolas (Reagro), con el propósito de recuperar hasta 8 toneladas de frutas y verduras que vienen directamente del campo.

Ante la crisis generada por el COVID-19 y para satisfacer el aumento de la demanda, Abaco y Kellogg ampliaron la capacidad de su operación al llegar a 3 millones de personas y registrar un aumento del 391% en número de beneficiados respecto a 2020. Este resultado se alcanzó gracias a donaciones en efectivo realizadas por aliados sociales y la compañía.