Corte Constitucional, Anule sentencia C-355 de 2006 y NO admita demanda que elimina el delito de aborto.

Corte Constitucional, Anule sentencia C-355 de 2006 y NO admita demanda que elimina el delito de aborto.

De manera oportunista el colectivo “causa justa por el aborto” radicó una demanda
de inconstitucionalidad que pretende eliminar como delito1, el aborto, que está tipificado como tal en el Código Penal Colombiano.

El hecho mismo debe generar indignación nacional, ante este ataque inminente de la vida del ser humano que está por nacer, pues la pretensión de despenalizar por esta vía el aborto, desconoce derechos humanos fundamentales, como es el de la protección de toda vida humana (artículo 11 de la constitución nacional), agudiza el profundo problema social de la discriminación y estigmatiza el cuidado de toda vida humana, tanto la de la madre, como la de su hijo.

Esta demanda, no solo va e contravía de nuestra carta política, sino que además desconoce la aplicación del derecho internacional en cuanto a la protección de los derechos del niño por nacer reconocidos en diferentes instrumentos internacionales vinculantes de los cuales Colombia hace parte, como la Convención Interamericana de Derechos Humanos2, así como la Convención de los Derechos del niño, de los
Derechos Humanos, entre otros, que han permitido unificar criterios jurídicos para la protección en general de los derechos humanos.

La pretensión de esta demanda de permitir el aborto sin ninguna restricción, además, va en contra de la seguridad de las mujeres colombianas.

Su vida y salud está en completo riesgo, pues el aborto, despenalizao o no, conlleva graves peligros
de las cuales no son informadas las mujeres. Este, no es un problema menor, pues además, se desconoce el criterio médico, poniendo por encima, solo deseos y decisiones que muy seguramente no están bien informadas, ya que, una mujer que es informada, de lo que realmente es un aborto, lo que implica para su vida , su salud
y si además se le da acogida y alternativas de apoyo , encontramos que más del 98% de estas desisten del aborto y optan por la vida de sus hijos, llevando sus embarazos a feliz término.

¡Ya basta de mentiras! Los abortistas han dicho 14 años que los abortos clandestinos son la principal causa de mortalidad materna. ¡MENTIRA! Y las mismas cifras del DANE, pueden acreditarlo, además solo pretenden incrementar el negocio del aborto, a costa de la muerte de niños inocentes y mujeres que quizás ante su situación de crisis, vulnerabilidad o desespero, creen que no tienen más salida que acudir al aborto.

Afirmar que el aborto (que va en contra de los derechos humanos fundamentales, de la mujer, del niño por nacer, de los médicos, de los padres, y de la familia) debe ser abiertamente permitido, para favorecer los intereses de unos pocos, nos llevaría
a la degradación de nuestra sociedad, que acaba con los más débiles, indefensos e inocentes de sus miembros, los bebes por nacer.

Si queremos un país en donde toda vida valga y sea protegida, como la de los líderes sociales, los enfermos de covid-19, la de las personas desprotegidas e indefensas, etc., no deberíamos ni siquiera pensar, que acabar con la vida de nuestros hijos y de sus madres es una salida viable a los problemas de los embarazos en crisis o de resolver la mortalidad materna.

Lamentamos la muerte de más de 20 000
colombianos y por eso nos hemos movilizado, entrado en cuarentena y puesto en crisis la economía, ¿pero que nos pasa que no hacemos casi nada frente a los 40,000 bebes por nacer que se han abortado en el año? Por eso ratificamos a los 9 Honorables Magistrados de la Corte Constitucional que no pueden condenar a la muerte cruel a los niños por nacer de Colombia.