Bogotá cuida vidas y empleos, y le apuesta a la reactivación económica de la ciudad

En compañía de la Secretaría de Desarrollo Económico, el Instituto para la Economía
Social y la Alcaldía Local de Fontibón, hizo un recorrido por el Festival de la
Reactivación en la localidad, con esta iniciativa, se busca escuchar al sector
comercial, conocer a beneficiarios de programas distritales de reactivación e
identificar las oportunidades para seguir recuperando la economía de la ciudad.

Para impulsar la reactivación económica de los vendedores informales, la alcaldesa
mayor de Bogotá Claudia López entregó hoy 41 nuevos mobiliarios semiestacionarios en 18 localidades de la Capital.

“Hoy estamos en el festival de la reactivación. Tenemos que salvar vidas y
empleos y si nos cuidamos, si mantenemos las medidas de cuidado y además avanzamos rápidamente en la vacunación, vamos a poder salvar vidas y empleos, que es lo que queremos en Bogotá, ambas cosas igual de importantes.”, manifestó la alcaldesa mayor Claudia López quien dijo que “ayer justamente terminamos con mucho éxito nuestra primera jornada de vacunación en los 9 hospitales que programamos personal de primera línea en salud, 12.582 personas de la primera línea de salud hoy amanecen protegidos, hoy amanecen cuidados gracias a que los vacunamos.

Estamos listos para recibir el siguiente lote de vacunas que nos anunció el gobierno de salud para la próxima semana.”

La alcaldesa también explicó que el IPES y la Secretaría de Desarrollo Económico han trabajado todo el año en la organización de los vendedores y vendedoras informales, se les ha ofrecido diferentes actividades de capacitación, de formación, de entrega de material.

Mediante la celebración del Día del Vendedor Informal, se rifaron mobiliarios como los hoy entregados. En la actualidad, los mobiliarios están ubicados estratégicamente en zonas seguras y de alto tráfico, cuyo diseño exclusivo permite la exhibición e higiene de los productos.

Adicionalmente, les permite a los 272 vendedores informales realizar su labor de venta en lugares autorizados para evitar aglomeraciones y que no generen inconvenientes con la ocupación del espacio público.

“El propósito del IPES, es la generación de alternativas y estrategias para fortalecer las habilidades productivas de las y los vendedores informales, al tiempo, le apostamos al crecimiento profesional de nuestros vendedores, ofreciéndoles cursos de formación para el trabajo, que les permite afianzar y potencializar sus competencias comerciales”, manifestó Libardo Asprilla, director del IPES.

En su gran mayoría, estos espacios están ocupados por mujeres en un 61,9% y en
un 38,1% por hombres. En El 50% se encuentran en la zona norte de la ciudad
(Engativá, Chapinero, Barrios Unidos, Suba y Usaquén), el 39% en la zona centro
(La Candelaria, Fontibón, Teusaquillo, Mártires, Santa Fe, Puente Aranda) y el 11%
en la zona sur (Antonio Nariño, Ciudad Bolívar, Bosa, Rafael Uribe Uribe, Kennedy,
Usme, San Cristóbal).

En estos espacios solo se permite la venta de flores, fruta, aguacate, bebidas calientes y confitería, por lo que los vendedores informales después de la formalizar la entrega del Mobiliario, deben realizar los cursos de cultura ciudadana, manipulación de alimentos y finanzas personales.