Carta del Vicepresidente del Concejo de Bogotá, Luis Carlos Leal a diferentes Organizaciones Internacionales sobre lo ocurrido en estos días en Bogotá

https://www.facebook.com/1705713606140917/posts/3398323706879890/

Como vicepresidente del Concejo de Bogotá D.C., máxima autoridad de control político de
La capital de Colombia, me permito informarles sobre la realidad vivida en las últimas 60
horas en la ciudad:

El 9 de septiembre hacia las dos de madrugada (02:00am) dos uniformados pertenecientes
a la Policía, luego de una aprensión con abuso de la fuerza y uso de armas no letales (taser), detuvieron al señor Javier Ordóñez, ciudadano de 44 años, quien estaba finalizando sus estudios en Derecho y padre de dos hijos de 11 y 15 años. Los agresores solicitaron apoyo de otros agentes para conducirlo al CAI (Centro de Atención Inmediata) donde luego de golpes y torturas, fue asesinado.

Ante la evidencia de los hechos y con más de doscientos (200) detenciones arbitrarias con
similares procedimientos, el día 9 de septiembre, con la noticia debidamente documentada por noticieros y redes sociales, la ciudadanía se despierta indignada con los eventos de brutalidad policial, convocando a una manifestación a través del “cacerolazo” frente a los diferentes CAI de la ciudad.

Mientras tanto, la primera autoridad de la ciudad, la Alcaldesa Mayor de Bogotá D.C., Dra. Claudia López, quien reconoce el abuso policial y rechaza lo sucedido, pone a disposición de los familiares los estamentos jurídicos de la ciudad, convoca a la mesa de DDHH y Convivencia Distrital con las diferentes instituciones y organizaciones nacionales e internacionales (Procuraduría General de la Nación, Veeduría Pública, Defensoría del Pueblo, Personería de Bogotá, Policía Distrital de Bogotá, ONU y la División de las Américas de Human Rights Watch, entre otras), para evaluar los sucesos narrados y los atropellos que viene sucediendo con la Policía Nacional.

La Alcaldesa exige la verdad sobre lo acontecido y justicia para los afectados, para no sólo en el caso de Javier Ordóñez sino en los diferentes casos ocurridos durante el año.

Ante la evidencia de los hechos los ánimos se desbordaron y el CAI de Policía ubicado en el barrio Villa Luz, donde estuvo detenido y torturado el Abogado Ordoñez, fue destruido e incendiado por la ciudadanía indignada por lo sucedido; este hecho se volvió un multiplicador de destrucción de los diferentes CAI de la ciudad, dando inicio a una noche de terror en la ciudad.

La Policía trata de controlar lo que sucede en diferentes puntos de la ciudad, sin embargo,
se evidencia en redes sociales que sus agentes abusan del poder, se voltean las chaquetas,
utilizan palos y armas de fuego para disparar y golpear indiscriminadamente a toda la
ciudadanía.

La situación se sale de control aun cuando la Alcaldesa dio órdenes estrictas de no utilizar armas no permitidas y justo después de que se terminara la Mesa de DDHH y Convivencia.

Ante el incremento de las protestas en gran parte del país, el Ministro de Defensa Nacional
toma el control, creando el mando unificado y posteriormente es asumido por el Presidente
de la República de Colombia, Iván Duque Márquez.
Todo sale de control y la solución propuesta, no es otra que el incremento del pie de fuerza
con 800 policías y 300 militares del Ejército Nacional.

El 10 de septiembre, la Alcaldesa recorre los hospitales a donde fueron llevadas las víctimas
de la noche anterior, allí le pide a la Policía reconocer lo sucedido y solicita que pidan
perdón, toda vez que existen pruebas que evidencian los desmanes de la institución policial,
al utilizar armas de fuego no permitidas y resalta que fueron utilizadas sin orden para ello.

Posteriormente, entrega sobre el medio día, el reporte de las víctimas: 7 muertos, 175
personas heridas de las cuales 66 por armas de fuego y 114 policías heridos. En la tarde,
insiste en la necesidad de que exista, perdón y reconocimiento por parte de la Policía,
solicita una investigación imparcial y seria y una reforma estructural liderada por el Presidente Duque como Jefe de Estado y Comandante Mayor de la Policía Nacional.

Finalizando la tarde, la Policía desconoce las órdenes que la Alcaldesa había impartido
desde el inicio de su período ejecutivo y que había ratificado durante las últimas 36 horas.

Concluyendo la noche del 10 de septiembre con un pronunciamiento de la Alcaldesa, entregando un reporte de lo ocurrido en conjunto con sus diferentes Secretarios, allí reitera su compromiso con las víctimas brindando acompañamiento jurídico y psicológico gratuito a todos los afectados, presenta homenaje a las personas fallecidas y recuerda a la policía su labor, sus funciones y su deber al actuar.

En las calles de Bogotá continúan las protestas, sumando ya 10 muertos y múltiples heridos,
como se registra en diferentes vídeos que circulan en redes sociales, los cuales muestran que la Policía sigue utilizando armas no permitidas y esto genera más caos y descontrol.

La noche del 10 septiembre fue igualmente catastrófica para el país y el 11 de septiembre,
Bogotá amanece con más heridos y una situación que parece no acabar, lo más grave, es que la Alcaldesa reitera que la Policía desobedece las órdenes expresas y públicas dadas desde la Alcaldía Distrital.

Nos preguntamos ¿A quién obedece la Policía? Nos permitimos poner en sus manos la percepción y realidad que vivimos los Colombianos y específicamente los habitantes de su capital, que nos obliga a pedir apoyo y una para lograr el respeto de los derechos fundamentales de los habitantes de Bogotá D.C. y con su ayuda, pronunciamiento e intervención inmediata, logremos evitar lo que parece ser un golpe de estado a la Alcaldesa Mayor de Bogotá Dra. Claudia López, ya que la Policía Nacional sigue sin atender y obedecer los múltiples llamados que le ha hecho su Alcaldesa por medio de sus declaraciones, peticiones y órdenes.

Desde mi curul en el Concejo de Bogotá y como ciudadano, no me puedo quedar viendo lo ocurrido sin hacer nada, hoy la ciudad corre riesgo de volver a tener una noche tenebrosa como las anteriores y que se siga orquestado la desobediencia policial. Pido que se rodee a la Alcaldía Distrital y a su Alcaldesa Claudia López como máxima autoridad de la capital, la cual además de legítima es democrática.

MJM